El Banco del Sur, un sueño

el .

(Tiempo estimado: 1 - 2 minutos)

La creación de la Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas) fue el primer paso de un ambicioso proyecto destinado a convertir el subcontinente en un bloque político sólido, con la autonomía suficiente como para reparar viejas debilidades y afrontar un intercambio más igualitario con las potencias mundiales.

El otro paso relevante fue, tal vez, más osado aún: la conformación del Banco del Sur, una entidad que sirviera de prestamista de última instancia en caso de crisis, y que también hiciera las veces de instrumento para financiar obras de infraestructura. La idea era desligarse de la influencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y el Bando Interamericano de Desarrollo, cuyas políticas e intereses no suelen coincidir con los de la región.

El afán independentista tiene, claro está, un precio alto. El Banco del Sur, para lograr realmente existir, debe capitalizarse con los fondos que las naciones miembro allí destinen. Por ahora se han sumado Argentina (promotora de la idea bajo la presidencia de Néstor Kirchner), Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Chile y Perú son socios observadores, mientras que Colombia decidió no intervenir.

Entre todos deberán invertir un capital inicial de u$s 20.000 millones, fragmentado en proporciones diversas. Argentina, Brasil y Venezuela serán los mayores financistas, con acciones por u$s 2.000 millones, que se completarán a lo largo de cinco años. Ecuador y Uruguay aportan u$s 400 millones cada uno, y Bolivia y Paraguay, u$s 100 millones.

El potencial es enorme, basta mencionar que el total de reservas de todos los bancos centrales de la región alcanza los u$s 800.000 millones. Pero la marcha es lenta y larga, obstaculizada por diferencias políticas y necesidades de caja que afectan el financiamiento.

El gran deschave

el .

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

Una reflexión sobre la ¿involuntaria? confesión de Haydée Padilla sobre la apropiación de una niña: “más allá de la intención individual de una persona, la revelación de la apropiación ilegal de un chico nos da el índice del actual nivel ético y moral con que esta sociedad persuade, anima e involucra a sus miembros en el esclarecimiento del período más oscuro y ominoso de su historia.”

Por Sergio Zabalza*

Un ensayo histórico para repensarnos como nación

el .

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

“No vamos a recorrer el pasado de los hombres y las mujeres como abstracciones atemporales y ageográficas. La historia es tiempo y lugar, es el hombre y su medio, tanto físico como cultural (su mundo). Por eso, el eje del relato será nuestro pueblo, sus luchas por sobrevivir, por crear a partir de lo dado.” De este modo, Luis García Conde nos presenta su perspectiva para abordar con una síntesis clara y bien lograda una mirada sobre nuestra historia.

Por Guillermo Ariza*

La argenti-nada

el .

(Tiempo estimado: 3 - 5 minutos)

En el rechazo a la política encuentra el autor de este artículo una clave de lectura al "individualismo" de masa presente hoy en muchas expresiones de la vida cotidiana y en manifestaciones colectivas carentes de cualquier elemento cohesivo. La política lleva implícita la posibilidad (y la necesidad) del conflicto, pero "el arte de vivir" u otros gurúes permite a muchos sostener la ilusión de un mundo donde el conflicto, motor de la historia, está ausente.

Por Sergio Zabalza*