El regreso del conocimiento

el .

(Tiempo estimado: 7 - 13 minutos)

El Programa Raíces, del Ministerio de Ciencia y Tecnología, ofrece distintos tipos de ayuda para empujar el retorno al país de científicos e investigadores que se desempeñan en el exterior. En el primer semestre de 2013 la iniciativa, que ya cumple 10 años, espera alcanzar el millar de profesionales repatriados y, a pesar de los desafíos pendientes, muestra un balance positivo.

Por Noelia Barral Grigera*

ciencia

No se ven, es cierto. Pero todos las sabemos presentes, trabajando, permitiendo el desarrollo, el crecimiento. Las raíces, la base que sostiene la vida, están ahí para alimentar, para fijar, para arraigar. Son débiles al principio, casi imperceptibles. Y con los años y el cuidado permanente crecen hasta abarcar mucho suelo, hasta convertirse en redes que soportan mundos. Pueden ser biológicas, culturales, emocionales. Pueden ser antiguas o recién nacidas. Y siempre esenciales..

 

Crearlas, revivirlas, sostenerlas son algunos de los ambiciosos objetivos que se fijó hace casi una década el programa Red de Argentinos Investigadores y Científicos en el Exterior, Raíces. Una política de estado del Ministerio de Ciencia y Tecnología que busca ofrecer las condiciones necesarias para posibilitar el regreso al país de científicos educados en la Argentina y radicados en el exterior.

 

Además de repatriar, el Programa tiene la particularidad de re vincular a los que científicos que están aquí con los que están afuera y no tienen pensado, al menos por ahora, volver. Para ellos hay numerosos instrumentos, para que desde afuera se sumen a proyectos en Argentina, sin la necesidad de ser repatriados.

 

Desde su creación en el año 2000 y su relanzamiento en el 2003, el programa repatrió a 944 investigadores. Se acerca así a un doble aniversario: cumplirá en 2013 los diez años desde su jerarquización y está a punto de alcanzar el millar de científicos argentinos que vuelven a trabajar en el país, cifra a la que el Ministerio que comanda Lino Barañao prevé llegar en el primer semestre del año próximo.

 

Raíces tiene, claro, ramificaciones. Caminos por los que intenta lograr que los científicos e investigadores que se desempeñan en el exterior vuelvan a contactarse con el mundo académico argentino. Entre otras iniciativas, el Ministerio incluye a los investigadores que desean regresar en una base de datos de personal calificado para ayudarles a encontrar trabajo, ofrece subsidios para facilitar el regreso de quienes ya tienen una oferta laboral, financia estadías de entre uno y cuatro meses para los que deseen pasar su año sabático en la Argentina, genera redes informativas para que quienes trabajan en el exterior estén al tanto de lo que sucede en el medio científico nacional, y promueve vínculos profesionales entre grupos de investigación residente en el país y los miembros del Programa.

 

Quiénes vuelven


Según datos oficiales, la mayoría de los científicos e investigadores que deciden volver a desarrollar su actividad profesional en el país pertenecen al área de las Ciencias de la Salud y Biológicas (cerca del 40% de los repatriados entran en esta categoría); con fuerte influencia también del área de las Ciencias Exactas y Naturales (a la que corresponde un tercio de los casos del Programa). El tercio restante se divide entre las Ciencias Sociales y Humanidades; las Ciencias Agrarias, Ingenierías y Materiales; y Tecnología, con apenas un 3% de los repatriados.