“La jerarquía eclesiástica nos entregó al brazo secular”

el .

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

tapa-libro 

 

 

La letra partida: En su libro "La hegemonía de los cruzados" usted presenta el resultado de sus investigaciones sobre la teología que sirve de soporte a la doctrina de seguridad nacional. ¿Se puede afirmar que la Iglesia es cómplice o es co-autor ideológico de los crímenes del proceso?

Rubén Dri: Si, de hecho toda mi investigación llega a eso. La Iglesia es cómplice realmente de todos los crímenes del proceso. Además son crímenes necesarios al proyecto.

 

LLP: ¿Por qué no hemos podido juzgar a la jerarquía eclesiástica del mismo modo que se juzgó a los militares?


RD: Esa es una muy buena pregunta que demuestra precisamente el poder que tiene la Iglesia. Aquí hablamos del poder simbólico que tiene la iglesia, llevar a juicio a un obispo es algo impensado, todavía es algo impensado; se ha llevado a juicio a algún sacerdote, ya eso ha sido un avance formidable. Pero llevar a juicio a un obispo hasta ahora suena imposible cuando de hecho ya habría que haber llevado a juicio a varios obispos.

 


LLP: ¿Hay esperanza de que se abran los archivos del Vaticano para saber más sobre los crímenes de la dictadura militar?


RD: Eso no va a suceder. Jorge Bergoglio fue presidente de la Conferencia Episcopal durante dos períodos, tuvo tiempo más que suficiente para abrir todos los archivos, y no ha hecho absolutamente nada. De hecho cuando se le preguntó por la apropiación de bebés dijo que él no sabía. Eso hay que sacárselo de la cabeza, en todo caso si me desmiente y lo hace ¡bienvenido sea! Por supuesto nos alegraremos, será un avance, pero no hay que esperarlo, no se puede esperar eso.

 


LLP: A la luz de la firmeza que expresan los represores militares enjuiciados, ¿podría haber aun un sustento moral, religioso, de la Iglesia hacia ellos?


RD: Creo que si hay un sustento religioso que persiste. De hecho no por nada a Videla le siguen dando la comunión, Von Wernich puede seguir celebrando misa. La corriente que se expresa con más claridad es la de Aguer, pero no es la única. Creo que los obispos están convencidos de que lo que hizo la Iglesia durante la dictadura militar estuvo bien, y por eso es que no pueden producir ninguna condena específica. No pueden de ninguna manera examinar eso, porque si lo hacen tienen que cuestionar la misma estructura de la Iglesia. Entonces creo que en este sentido los represores se sienten respaldados.

 


LLP: Esa convicción de la Iglesia sobre la actuación de la dictadura militar también explicaría, según usted señala en su libro “La hegemonía de los cruzados”, la teoría de los “infiltrados” en el clero…


RD: Lo que hizo la jerarquía eclesiástica con nosotros fue entregarnos al brazo secular, que era lo que se hacía en la Edad Media con la Inquisición. La dictadura militar le solucionó un grave problema a la jerarquía eclesiástica, y ese problema éramos nosotros.