“La política sigue siendo un lugar de desconfianza”

el .

(Tiempo estimado: 8 - 15 minutos)

En esto ha tenido que ver, yo creo, mucho la cultura del peronismo que se ha basado más en el movimiento que en el partido ¿Existe el movimiento?  No, existen resabios, retazos, pedazos, núcleos que quedaron desperdigados del movimiento. ¿El kirchnerismo logró establecer un movimiento o restablecerlo? Tampoco. Y esto no se resolvió, esta cuestión de la partidocracia, de los partidos políticos no pudo resolverse en todos estos años. Los partidos siguieron siendo una cuestión secundaria, al punto tal que el kirchnerismo crea un partido, que es el Partido de la Victoria y después el Frente para la Victoria, que realmente no existe. ¿Para qué lo creó? Porque hay una vieja cuestión entre el peronismo y el kirchnerismo, y es que no son idénticos; son muy parecidos, convergen, pero no son exactamente la misma cosa.
Volviendo al tema, hay una cantidad de obstáculos culturales modernos para la participación. Si hoy miramos el mundo occidental, hay partidos políticos con mayor participación que en Argentina. En toda América Latina los partidos políticos, en mayor o menor grado, se han debilitado. Y también es cierto de que los cambios tecnológicos en la comunicación, los formatos tecnológicos como por ejemplo los medios audiovisuales, no han ayudado a que aumente la participación, sino a que disminuya. Lo que hay es una “participación”, entre comillas, como una pasividad del sujeto político. Lo que antes se debatía en el partido, se debate ahora por televisión o por radio.




Si yo tengo un único actor de cambio estoy perdido.

LLP: En este sentido, ¿cómo ves la participación desde las redes sociales? Hoy muchos hablan de una especie de militancia virtual, como si fuese realmente participación.

 

RR: Todo este formato tecnológico, de la televisión y los medios, se completa con las redes. Algunos autores, algunos analistas están pensando y están llamando a las redes como “nueva ciudadanía”. Incluso hay un partido que me parece un absurdo total, esquizofrénico, que es el Partido de la Red. ¿Cómo se puede hacer un partido con alguien con el cual yo me comunico, pero no puedo debatir ni discutir, salvo en los 140 caracteres de Twitter o en Facebook? Pero bueno, hay un aspecto interesante, políticamente interesante, que es que desde los estados las redes todavía no están legisladas. Hay un espacio libre ahí, anárquico donde todavía no hay autoridad, aunque sobre algunas cosas se está avanzando ahora. El control que ejercen algunos países, como Cuba, China, para mí tiene poca duración en el tiempo, va a desaparecer porque no se puede controlar internet.