“La política sigue siendo un lugar de desconfianza”

el .

(Tiempo estimado: 8 - 15 minutos)


LLP: Vos decías que el Partido de la Red tiene un aspecto esquizofrénico. Es llamativo que se proponen intervenir en política al mismo tiempo que dicen “no tenemos ambiciones políticas, tenemos ambiciones ciudadanas”…

RR: Si dicen que tienen ambición ciudadana, eso es político. Si discutimos por la red la legislación sobre el aborto, eso es hacer política. El matrimonio igualitario es una discusión política sobre igualdad.
Volviendo al tema de los medios audiovisuales, hoy establecen que la ciudadanía como un campo activo retroceda. Antes uno iba al partido a discutir, allí se debatía. La sociedad estaba dividida entre lo que era la vida familiar, la vida del club y la vida política. Si bien no hablamos de una mayoría, siempre fue una minoría activa la que estaba en el partido, en el que fuera. Pero hoy en día esos debates se hacen en el formato televisivo, de Twitter… Es un formato limitado. La televisión da mucha más imagen de libertad de la que realmente tiene, porque no se puede pensar mucho, hay que contestar rápidamente, no puede haber pausas, no puede haber vacíos… Como diría Foucault, un modelo disciplinario. La televisión es un modelo disciplinario. Se terminó ese debate espontáneo, sin límites que había antes en los partidos. Antes los partidos asesoraban a los legisladores, ahora los legisladores contratan asesores profesionales y no le preguntan de qué partido es. Lo eligen porque tiene experiencia profesional, o eligen profesionales del marketing.
Entonces, si uno se pone en una postura crítica, podría decir “el kirchnerismo en estos años no hizo nada por la participación”. Puede ser un argumento, pero hay un contraargumento a eso, y a veces surgía de las mismas palabras de Néstor Kirchner, si uno escucha bien lo que él decía en algunas reuniones, cuando fue a Carta Abierta, por ejemplo. Cuando él hablaba a título personal, daba una imagen de un acceso al poder en 2003 muy desprotegido, muy débil y sobre la base de esa debilidad y de esa soledad política es que se construye el kirchnerismo. Es un hecho muy importante haberse mantenido durante tres periodos de gobierno, es un mérito en política.

…hay una vieja cuestión entre el peronismo y el kirchnerismo, y es que no son idénticos; son muy parecidos, convergen, pero no son exactamente la misma cosa.


LLP: Ahora, retomando algo que vos empezaste antes a delinear, cuando hablaste de la soledad inicial desde la que se construyó el kirchnerismo: ¿cómo sostenemos un proceso de cambio en nuestro país, si tenemos el problema de que el único actor de cambio es el gobierno?

RR: Si hay un único actor de cambio, estamos perdidos. Lo lamento si es muy pesimista lo que digo. El camino de la participación popular hoy es una ilusión. Hablamos del “pueblo”, pero el pueblo no está, es la tragedia de los jacobinos. No podemos resolver el tema de la participación si las instituciones funcionan mal, con problemas de representación. De alguna manera hay que desarrollar una política. Pienso en lo que fue en su momento la transversalidad de Néstor Kirchner, en desarrollarla al plano de las instituciones y poder tener una relación de acuerdos sobre cuestiones estratégicos. El kirchnerismo no lo hizo, jugó solo el partido. Lo jugó bien, porque lleva tres gobierno, eso es un resultado. Pero lo jugó solo, y en política hay que hacer política con los otros, aunque ese otro no nos guste.