Masacre de Curuguaty

el .

(Tiempo estimado: 1 - 2 minutos)

El 15 de junio pasado, diecisiete personas murieron en la finca Morumby de la ciudad de Curuguaty, en el departamento Canindeyú (Paraguay). De los diecisiete fallecidos, once eran campesinos y seis policías. El desarrollo del episodio aun no ha sido esclarecido. Según las primeras versiones, al llegar la policía al lugar que había recibido orden de desalojar, fueron atacados con armas de fuego, muriendo seis de ellos. Sea cual fuera la versión final de lo sucedido, lo cierto además de las 17 personas muertas, hubo más de cien heridos. Si bien se trató de una instrucción emanada del Poder Judicial, el episodio derivó en una crisis que dio lugar al juicio político al titular del Poder Ejecutivo, Fernando Lugo, quien en pocas horas resultó destituido por el Parlamento bajo la acusación de “mal desempeño de sus funciones”.


La investigación que está llevando a cabo la Plataforma de Estudio e Investigación de Conflictos Campesinos (Cpeicc), pone un manto de sospecha sobre la versión de la Justicia paraguaya. Según se desprende del informe de ese organismo, de las cuatro escopetas viejas secuestradas luego de la masacre en la finca Morumby, solo una había sido disparada y, paradójicamente, estaba rota. Tampoco se encontraron en el campamento las armas automáticas utilizadas contra los policías. El informe del Cpeicc también señala que la Policía, luego de efectuar disparos de armas largas contra el campamento –desde donde no se habría respondido al fuego, dado que no cayó ningún uniformado mas durante el asalto- ingresó al lugar ejecutando a los campesinos que fueron encontrando.